Continuando con los anteriores artículos sobre este interesante tema, os ofrecemos hoy la séptima hora del libro egipcio de la Duat.

SEPTIMA HORA DEL LIBRO DE LA DUAT: LA AMENAZA DE APOFIS

Esta Hora recoge uno de los momentos más peligrosos del viaje por la Duat: tras haberse renovado en la Sexta Hora, Ra (el sol-alma del difunto-candidato a la iniciación) debe ahora enfrentarse a la terrible serpiente Apofis, la cual se ha tragado todo el agua a fin de detenerla y poder devorarla, pero la Barca Solar puede avanzar gracias a la magia de Isis que, en la proa, extiende sus brazos en señal de protección. “El Gran dios pasa por este camino que está sin agua, sin ser remolcado, avanza por las invocaciones mágicas de Isis y por las invocaciones mágicas del Mago Más Antiguo (Osiris), así como por las propias invocaciones de este mismo dios”. Con la ayuda de Isis, pero también de Osiris más la propia fuerza de Ra, puede avanzar y apartarse del camino de Apofis y no ser destruido. 

“Estas palabras mágicas de Isis y del Mago Más Antiguo son dichas para repeler a Apofis en la Duat. Esto también se ejecuta en el cielo y en la tierra”.

Mientras Apofis es sujetado en el segundo registro por la diosa Selkit y lo trocea en siete partes, en el primer registro Osiris proyecta su fuerza sometiendo a sus enemigos. Mientras, en el tercer registro, el dios Horus preside a doce dioses y diosas que representan el cielo estrellado, reflejo del orden y equilibrio celeste que Apofis nunca podrá destruir; al final de este registro un cocodrilo junto a la cabeza de Osiris: el mal que es amansado por las palabras mágicas de Osiris, pero también, en otra clave, la sabiduría y los sabios o iniciados protegen a Osiris.

“El que conozca esto será uno cuyo Ba (alma) nunca será tragado por el cocodrilo Maligno del Lago”.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar