EL LIBRO DE LA DUAT.
INTRODUCCIÓN Y PRIMERA HORA.

INTRODUCCIÓN:

El Libro de la Duat hace referencia a la solarización del espíritu del faraón difunto: Asociada la realeza egipcia al Sol desde el Antiguo Imperio, el espíritu del viejo faraón ha de purificarse en su paso por el mundo de la muerte, DUAT, para unirse a los Antepasados y seguir velando desde el Más Allá por su pueblo. Dicho proceso se identifica con el del dios Sol, Ra, en su viaje nocturno para surgir renacido cada amanecer. En este sentido Faraón representa también el inconsciente colectivo del pueblo egipcio que busca evolucionar, y la conciencia despierta individual de aquellos que, según los textos egipcios, han alcanzado el nivel de "Akj", "justificados" o sabios. Se establece así un paralelismo entre el viaje del Sol por la oscuridad de la noche con el viaje de: a) el Alma del Faraón fallecido, b) el deseo de evolución de todo el pueblo egipcio y c) el proceso de evolución individual de aquellos que llegan a convertirse en verdaderos "soles" en vida: los sabios, santos, "justificados" o iniciados, como se les ha llamado en la historia.
La Duat, entonces, es tanto el paso por el mundo de la muerte como el paso por el mundo de la vida. Es una paradoja, de las que tanto utilizan las enseñanzas egipcias, que Duat signifique "creyente" pero... ¿Quiénes son los creyentes? ¡Nosotros, los seres humanos!
En la Tumba de Tutmosis III, al principio del llamado Nuevo Imperio, el Libro de la Duat aparece escrito en sus Doce Horas en la tumba, que tiene forma de un huevo, siendo la sala del sarcófago un reloj ovalado donde están situadas las Doce Horas siguiendo los cuatro puntos cardinales, tal como se ve en la foto adjunta. La Primera Hora se inicia al Oeste, lugar donde se pone o muere el Sol cada día, y la Duodécima Hora en el Este, por donde renace.

PRIMERA HORA:LA PUERTA DE OCCIDENTE.

El Sol viejo, con forma de carnero, está sobre su Barca con varias deidades, al igual que durante el día. En la proa de la Barca se abre LA PUERTA DE OCCIDENTE, llamada en el texto "la que todo lo traga". Abriendo paso a la Barca Solar hay dos Maat, diosa de la Justicia, indicando que todo lo que allí sucede será conforme la Ley natural. Bajo la gran Barca Solar hay otra Barca más pqueña con un escarabajo protegido por dos figuras: se trata del Alma del dios Sol bajo la forma de Jepri (escarabajo), que está separada de su cuerpo y al cual se unirá a partir de la Sexta Hora; y está protegida por el propio dios Osiris. Esta escena es fundamental pues explica todo el proceso del Libro de la Duat: el reencuentro y fusión del cuerpo del Sol con su espíritu o Alma, a fin de renacer más fuerte y vigoroso.
Tanto en la parte superior como inferior de esta Hora aparecen una serie de figuras que representan a dioses y hombres, tanto del Más Allá como vivos: ambos se alegran de que Ra, el Sol, inicie su viaje por la Duat, pues su paso llevará esperanza y fuerza a todos.
Dice el texto: "Este dios entra por la Puerta Occidental del Horizonte... a través de la cual es remolcado en forma de un carnero. (Ra) Realiza sus transformaciones tras pasar esta puerta, sin que los muertos vayan detrás suya. Ellos están en la puerta y Ra da órdenes a los dioses que están en esta puerta. Esto se realiza en la Cámara Secreta de la Duat representada así, sagrada y oculta, para los pocos que la conocen".
"El Oeste, cuyas formas son misteriosas, está abierto para ti; para ti se abren las puertas de la Gran Ciudad. Tú das luz a la oscuridad; tú permites respirar al Lugar de la Destrucción. Acércate en tu nombre de Ra al lugar en el que Osiris,´El que está a la cabeza de los occidentales`, descansa".
"Gloria a Ra en los portales de la tierra, adoración a ti que haces que los espíritus respiren. Tú entras por la puerta de la Gran Duat".

 Otros artículos sobre este tema en la sección Civilizaciones Antiguas.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar