La gran capital del imperio azteca, Tenochtitlan (“el lugar donde moran los de Aztlán”) es una maravillosa obra de sincretismo simbólico-cósmico y, al igual que otras grandes ciudades del mundo, como Cuzco,

Roma o Pekín, se construyó siguiendo un patrón ceremonial que, a manera de gran espejo, reflejara en la Tierra toda la concepción sagrada de ese pueblo sobre las fuerzas o dioses que rigen y mueven el Universo. (*)

       Tenochtitlán será fundada en un islote del lago Texcoco, en el altiplano central de México, en el preciso lugar donde su dios protector, Huitzilopochtli, les mostrará la señal: un águila devorando a una serpiente sobre un nopal o chumbera. El águila, como las aves poderosas, representan las fuerzas del cielo por su poder ascendente. Tal es el caso del halcón en Egipto, el cóndor entre los incas o el águila en la tradición occidental; la serpiente representa las fuerzas el inframundo, tal como aparece en la iconografía cristiana, donde María pisa la cabeza de la serpiente; y el nopal es uno de los cuatro Árboles de la Creación, concretamente el del dios Tezcatlipoca, relacionado con la muerte.
      
       Tras pedir autorización a la ciudad que dominaba la zona, lo primero que hacen es construir su lugar más sagrado: el Templo Mayor. Y en torno a él establecerán un cuadrado de 500 metros de lado, donde colocarán los diferentes templos y lugares mágicos según su visión cosmogónica. Nada queda al azar y quedan trazados y delimitados los dos grandes espacios: el sagrado dedicado a los dioses, y el profano para el desarrollo de la vida diaria.
      
 Siguiendo el esquema de la Creación de “los Rumbos del Universo”, en el centro de la ciudad estará el mundo mágico y sacro, y de él partirán los cuatro grandes barrios por los que irá creciendo la ciudad, hasta llegar a tener, según algunos autores, 300.000 habitantes.

 El espacio sagrado queda delimitado de la siguiente forma: Al este, presidiéndolo todo, el Templo Mayor; frente a él y en el oeste, el de Quetzalcoatl, que es de forma semicircular. A la derecha del Templo Mayor, en el sur, el templo de Tezcatlipoca Rojo; y a la izquierda, al norte, el de Tezcatlipoca Negro. En línea entre el Templo Mayor y el de Quetzalcoatl, en el oeste, destaca la cancha del juego de pelota, actividad ceremonial relacionada con el movimiento de los astros y que se utilizaba para adivinaciones, y también para celebrar pactos y alianzas con otros pueblos sin necesidad de recurrir a la guerra.

 El Templo Mayor es el que mejor resume la visión azteca del mundo, de la vida y de su destino. Sobre una base rectangular, el Templo Mayor, con su forma piramidal, está coronado por dos capillas-templos que representan la gran dualidad que preside toda la existencia, Tlaloc y Huitzilopochtli, a las cuales se asciende por dos escalinatas paralelas. Huitzilopochtli es el dios de la guerra y todo su simbolismo está relacionado con el ciclo de la lucha de la luz contra las tinieblas para evitar que impere el frío; en la vida está relacionado con el viaje del Sol del sur al norte, y su lucha con las tinieblas para surgir de nuevo al amanecer. Su símbolo es el rayo. Tlaloc es el dios de la lluvia que surge a través de la neblina; su simbolismo está relacionado con el mantenimiento de la vida, la cual se esconde primero bajo tierra para salir luego a la luz, por eso su recorrido mágico es de este a oeste, en un sol de vida. Su símbolo es una corriente de agua que riega los campos.

 Así, en medio de este espacio sagrado de la plaza central de Tenochtitlan, los aztecas se sentían comprometidos a ayudar a sus deidades en una doble misión: luchar contra los enemigos de la luz (los enemigos de sus dioses y del pueblo azteca) y velar para ayudar a la naturaleza a traer la vida (la regeneración de la naturaleza y el alimento para el pueblo). De esta manera surgió la sociedad azteca, una sociedad agrícola y militar que, partiendo de la nada, llegó a ser reconocida como la heredera del mítico imperio Tolteca, creado por los propios dioses.


Departamento de Investigación
Nueva Acrópolis, Cádiz

(*) Otros artículos en la sección "Civilizaciones antiguas"

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar