Pequeña historia de nuestra letra más peculiar

El origen se remonta, al parecer, a la Edad Media. Era en los monasterios y en las imprentas donde se tenía la costumbre de economizar letras para ahorrar esfuerzo en las tareas de copiado y colocación de caracteres; así, la secuencia "nn" se escribía con una "n" muy pequeña, denominada virgulilla, encima de una "n" de tamaño normal: "ñ". Lo mismo sucedió en portugués con "an" y "ã"; v.g. annus > añus; y el grupo romance nn > ñ que se había palatalizado a lo largo del tiempo en la Península Ibérica.
La letra Ñ fue tomada del castellano en los siguientes idiomas, como parte de su alfabeto: aragonés, asturiano, aimara, bubi, chamorro, gallego, guaraní, mapudungun, mixteco, quechua, tagalo, zapoteca, wolof. El inglés admite la ñ en préstamos del castellano, como "cañón" (la grafía más común es "canyon"), "cañada" (en Cañada del Oro, en Arizona), "jalapeño", "piñata" o "niño" (en la corriente marina y en la Oscilación del Sur, el Niño).
Hoy en día, esta grafía se ha convertido en símbolo reconocible de hispanidad. Actualmente puede ser utilizada en los dominios de Internet.
Fuente: Wikipedia.org
Y, como algún día tenía que ser, ya podremos teclear la ñ en las direcciones de internet. Lean, si no, el siguiente artículo.
La 'ñ' llega al '.es'
Los caracteres de las lenguas oficiales españolas, las tildes, diéresis y cedillas podrán formar parte desde el martes de las direcciones de internet.
Lucía Villanueva Madrid
Los términos como espana, espagna o espania tienen las horas contadas en el registro de los dominios en nuestro país y, en breve, será posible escribir http://www.españa.es.
Lo mismo ocurrirá con otras palabras como cigüeña o película, que en las direcciones de páginas web se tienen que escribir como ciguena o pelicula, ya que los caracteres propios del castellano, el catalán, el euskera y el gallego, así como las tildes y las diéresis, van a contar por fin con el lugar que merecen en internet.
Se trata de uno de los aspectos que recoge la Ley de Medidas de Impulso de la Sociedad de la Información, que se tramita actualmente en el Congreso, y que permitirá registrar dominios .es que incluyan ñ, ç y la l geminada del catalán (l·l), además de tildes agudas y graves y diéresis (á, à; é, è; í, ï; ó, ò; ú, ü).
Registro escalonado
Con esta nueva medida, llegarán a la web direcciones de páginas web con estos trece caracteres multilingües, que forman parte de las lenguas españolas oficiales y que no se incluyen en el alfabeto anglosajón, el estándar en internet.
El registro de dominios .es con estos caracteres se pondrá en funcionamiento de manera escalonada. La primera fase tendrá un carácter preferente para los titulares que hayan registrado sus dominios antes del 1 de junio de este año.
En esta fase, que comenzará mañana martes a las 6 de la mañana y finalizará el 30 de octubre a las 6 de la tarde, estos titulares podrán solicitar las versiones multilingües de sus dominios y, de acuerdo con unas reglas de asignación establecidas, Red.es, entidad del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, decidirá qué solicitudes se aprueban.
Así, por ejemplo, si una persona que se llama Peña de apellido registró www.pena.es, tendrá preferencia para conseguir el definitivo www.peña.es.
Posteriormente, y con un aviso que la entidad publicará con 15 días de antelación, el resto de los usuarios podrá solicitar dominios .es multilingües y, por orden de llegada, se asignarán los dominios solicitados y que estén libres.
Problemas de incompatibilidad
Por ahora, explica Iris Carro, gerente de dominios.es, una entidad integrada en Red.es, "no es recomendable" utilizar estos caracteres en las direcciones de correo electrónico, ya que no depende directamente del dominio sino del servidor de correo y puede dar lugar a ciertas incompatibilidades. Se refiere al nombre que aparece a la izquierda de la arroba.
La visualización de estos caracteres en la web dependerá, como añade Carro, del explorador que se utilice. "Si tiene una versión actualizada, los visualizará sin problemas". No obstante, Red.es ha puesto en marcha un dominio de prueba para comprobar si el navegador soporta estos caracteres. Si es así, se llegará a una página con información relacionada con nombres de dominios multilingües.
Iris Carro confía en que en este tiempo no se produzca ninguna complicación importante. "Un proceso como este tiene sus riesgos, pero lo hemos atado todo muy bien a nivel técnico y jurídico para evitar cualquier problema que pudiera surgir".
Leído en ADN.es

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar