Científicos israelíes han demostrado que una siesta de 90 minutos refuerza el proceso de la consolidación de la memoria a largo plazo.

EFE Jerusalén - 06/01/2008

Un estudio realizado por el Centro para la Investigación del Cerebro y el Comportamiento de la Universidad israelí de Haifa ha demostrado que una siesta de 90 minutos refuerza el proceso de la consolidación de la memoria a largo plazo.

La investigación, publicada en la revista científica "Nature Neuroscience" y que hoy divulga esa institución docente del norte de Israel a través de un comunicado, revela que una "cabezadita" al atardecer cambia el curso de la fijación del recuerdo en el cerebro.

"Seguimos sin conocer el mecanismo exacto del proceso de memoria durante el sueño, pero los resultados de este estudio sugieren la posibilidad de que se puede acelerar la consolidación de la memoria y, en el futuro, podremos hacerlo de forma artificial", señala el profesor Avi Karni, de la Universidad de Haifa.

La memoria a largo plazo se define como aquella que no desaparece o dura muchos años, en contraposición a la de corto plazo, que registra cosas inmediatas que después se olvidan.

El estudio -llevado a cabo en coordinación con el Laboratorio del Sueño del Centro Médico Sheba, en Tel Aviv, e investigadores del Departamento de Psicología de la Universidad de Montreal (Canadá)- analizó dos grupos a los que se les hizo repetir una actividad motora con el pulgar y otro de los dedos siguiendo una secuencia específica.

Los investigadores estudiaron aspectos relacionados con la memoria y, en concreto, la habilidad de los participantes de realizar de forma correcta y rápida la secuencia aprendida. A uno de los grupos se le permitió dormir una hora tras aprender la secuencia, mientras que el otro permaneció despierto.

Mejora en las habilidades

El primero presentó una significativa mejora en sus habilidades para repetir el ejercicio después de la siesta, al tiempo que el segundo no mostró progreso alguno, aunque, tras dormir durante una noche entera, los participantes de ambos equipos revelaron el mismo nivel de aptitud.

"Esta parte del estudio demostró que una siesta diurna acelera y mejora la destreza del cerebro. Tras una noche de sueño, ambos grupos mostraron el mismo nivel, pero el que pudo echarse una cabezada por la tarde mejoró mucho más deprisa que el que permaneció despierto", destaca Karni.

Un segundo experimento reveló que la consolidación de la memoria se acelera con el sueño.

"Esta parte del estudio mostró, por primera vez, que el sueño durante el día puede reducir el tiempo en el que la memoria se convierte en inmune a interferencias y olvidos. En lugar de 6 u 8 horas, el cerebro consolida la memoria durante 90 minutos de siesta", explica el investigador.

Con todo, admite que aún los expertos no conocen a ciencia cierta cuál es el mecanismo del sueño que acelera estos procesos.

El esclarecimiento del mismo, opinan los científicos, podría permitir el desarrollo de métodos para acelerar la consolidación de la memoria en adultos y crear memorias estables en corto espacio de tiempo.

Extraido de ADN.es

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar