Hace unos días, alguien sacó a pasear su serpiente pitón por la playa de Conil, pero... como corren que se las pela y no atienden las órdenes de su amo... si te vi no me acuerdo. Todavía la están buscando. No se sabe si se hizo anfibia y se quedó en el mar o si trata de buscarse novia entre las dunas. Desde luego, si se hizo marina es posible que termine en el anzuelo de algún pescador o en el trasmallo de alguien. En todo caso pensarán que han pescado a un zafío de extraños colores y de grades dimensiones. Seguro que se la comen en amarillo con papitas cocías.
Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar