Este viernes 5 de octubre tendremos una nueva tertulia del Club del Libro de nuestra Biblioteca Séneca.

         LA PRISIONERA DE ROMA

        Este mes de octubre nuestra tertulia se va a ocupar del libro "La prisionera de Roma" (Editorial Planeta, 2011), de José Luis Corral.
        No es la primera vez que presentamos una obra de este escritor e historiador (es profesor de Historia Medieval de la Universidad de Zaragoza) aragonés (nació en Daroca, Zaragoza, el 13 de julio de 1957), ni, posiblemente sea la última, pues es uno de los mejores escritores de novela histórica no sólo de este país, sino  a nivel internacional.
        "La prisionera de  Roma" es el penúltimo libro, hasta ahora, que ha escrito. El último, "El códice del peregrino" (2012), también fue presentado en esta tertulia hace pocos meses.
        En "La prisionera..." el escritor abandona la Edad Media española, en la que es especialista, para ocuparse del siglo III d.c., centrándose  en el Oriente Medio y, más concretamente, en una de sus más célebres ciudades desde el punto de vista histórico. Me refiero a Palmira, el emporio comercial situado en un oasis a medio camino entre el Eúfrates y la costa mediterránea que fue el principal punto de parada de las caravanas que recorrían la Ruta de la Seda, papel en el que sustituyó a otra conocida metrópoli de la zona, Petra.
        De Palmira fue nombrada reina Zenobia  el año 267, tras la muerte de su esposo Odenato, rey de la ciudad y augusto de Roma. Durante cinco años gobernó Palmira en nombre de su hijo Vabalato, menor de edad, y durante este tiempo consiguió crear un imperio con los territorios que arrebató a la decadente Roma, que incluían gran parte de Asia Menor (actual Turquía), Siria, Mesopotamia y Egipto (en este caso con la excusa de ser descendiente de Cleopatra, con la  que se la comparó tanto por su belleza como por sus dotes de gobierno).
        El imperio palmireno, que en su tiempo tuvo una importancia similar al romano y al persa sasánida, tuvo, no obstante, una existencia efímera, apenas cinco años. En el año 272 Valeriano (270-275 d.c.), el emperador que devolvió a Roma gran parte de su antiguo esplendor, de hecho se le comparó al gran Trajano, puso sitio a Palmira, consiguiendo conquistarla en apenas unos meses, reincorporando de este modo sus territorios al imperio romano, pero sin destruir la ciudad, si bien a partir de entonces entró en una progresiva decadencia hasta desaparecer, quedando en la actualidad únicamente sus esplendidas ruinas. A Zenobia Valeriano le perdonó la vida, pero la incorporó a su desfile triunfal en Roma, haciendola caminar cargada de cadenas de oro.
        A partir de su llegada a Roma apenas se conoce el destino de Zenobia. En la novela José Luis Corral quiere que se case con un senador romano, del que tiene dos hijos;  y que acabe si vida convertida en una digna matrona romana; pero todo esto pertenece al terreno de la ficción, en el cual se mueve el autor con la misma desenvoltura que  en el campo histórico. Os invito a comprobarlo participando en la tertulia del próximo viernes.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar