Comentarios sobre un interesante artículo de D. Manuel Pimentel sobre este asunto.

Acabo de leer un magnífico artículo de MANUEL PIMENTEL publicado en el diario EL PAIS de fecha 14-11-2010, con el título “El decálogo del caminante”, donde se recogen algunas ideas para ayudar a ser feliz.

Recojo una síntesis de dicho artículo, recomendando leerlo en su totalidad en http://www.elpais.com/articulo/opinion/decalogo/caminante/elpepiopi/20101114elpepiopi_5/Tes

Dice Manuel Pimentel que la base de nuestra felicidad está “en la coherencia percibida entre nuestro comportamiento y nuestros ideales”.

Y propone este “decálogo del caminante”:

Primero. Ten sueños, metas e ideales. 

Segundo. Que esa meta te estimule, que no te aplaste.

Tercero. La felicidad no se concentra en el preciso instante de cruzar la meta, hay que saber encontrarla en cada etapa del camino. No la difieras en exclusiva al futuro logro de tus objetivos, disfruta de las pequeñas cosas de cada jornada.

Cuarto. A meta alcanzada, nueva meta planteada. Esas nuevas metas no solo deben conjugarse con el más y más, sino con lo diferente y, sobre todo, con lo mejor.

Quinto. Apóyate en el bastón de tu talento, guíate por la brújula de tus sueños e ideales, y planta tus botas sobre la realidad.

Sexto. El camino tiene sentido en su conjunto. Integra en él los capítulos duros, de dolor y sufrimiento. Aislados, te amargarán; insertos en tu vida entera adquirirán sentido. 

Séptimo. Los demás caminantes reconocen en ti al personaje que tú proyectas. Eres lo que haces y no como piensas que eres.

Octavo. La coherencia entre tu persona y tu personaje, entre lo que piensas y lo que haces, te hará sentir bien. La incoherencia vital te hará el camino insufrible.

Noveno. Tu vida es una novela que escribes con tus actos. Conoce a tu personaje y desarrolla tus potencias en función de las circunstancias y de tus sueños e ideales. 

Décimo. No caminas solo. Tú felicidad también se encuentra en la de los demás. Lo que das, recibes. Ayuda con generosidad y no olvides que, además de las personas, también nos acompaña la naturaleza ubérrima con toda su vida hermana.

¡Merece la pena!

Nueva Acrópolis-Cádiz

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar